Quien alguna vez no ha deseado estar en el mejor lugar para trabajar.

Si nos preguntamos ¿Qué características reúnen los mejores lugares para trabajar? U otra pregunta ¿De quién depende hacer un lugar tan deseado?

Con respecto a la primera pregunta, es aquella en dónde el trabajador no está preocupado constantemente de cómo llegar financieramente a fin de mes, sólo va a un lugar que le llaman trabajo, en dónde va a dar todo su esfuerzo, creatividad sin notar que lo está haciendo, ya que disfruta de todo su entorno para crecer y desarrollarse.

Independiente al segmento comercial, o lugar en que uno se desempeñe, por muy sacrificado que este sea, van a existir características que hacen de este lugar “El mejor lugar para trabajar”.

El mejor lugar para trabajar: No es fortuito, no nace por esas cosas del destino. Se construye. Sus características tienen que ver con el resultado de una práctica consistente, emanada de una política de Recursos Humanos destinada a desarrollar el talento, hacerlo sentirse valorado y considerado dentro de la organización.

“Siempre hay que tratar a los empleados exactamente como queremos que ellos traten a nuestros mejores clientes. Se puede comprar el trabajo de una persona, pero no se puede comprar su corazón. En el corazón están su lealtad y entusiasmo. Tampoco se puede comprar su cerebro. Allí están su creatividad, su ingenio, sus recursos intelectuales.”    (Stephen Covey)

Las políticas de Recursos Humanos, por lo general desarrollan una cultura propia dentro de las empresas, estas también regulan todas aquellas prácticas no deseadas por nadie dentro de la organización. Como por ejemplo, cuando esta la vacante interna y esta es ocupada por algún pariente, o amigo de un directivo, también cuando le suben el sueldo a alguien que hace el mismo trabajo y la excusa es porque es el más antiguo etc…..

Una empresa sin Política de Recursos Humanos es como un país sin Presidente, cada cual hace lo que mejor le parece. Las empresas exitosas son aquellas que logran alinear sus objetivos con los intereses de sus trabajadores.

Obviamente que existen empresas pequeñas hoy llamadas pymes, o empresas familiares en dónde el dueño todavía les es posible controlar de alguna manera lo que ocurre al interior de ella  y esto es debido a su tamaño, pero una vez que alcanzan un desarrollo mayor se ven enfrentados  a asumir muchos roles, lo que les resta eficiencia en la toma de decisiones. En este punto es dónde comienza la Empresa o el Mejor lugar para Trabajar. Es aquí el momento para crear la Visión y compartirla con el equipo de trabajo. Es este el momento para, estructurar y definir las metas que se deben cumplir para alcanzar la visión de la empresa.

Las empresas las hacen las personas, cada uno de ellos a nivel personal persigue un objetivo que curiosamente es diferente al objetivo de los dueños de la empresa, pero así logran concluir en objetivos mayores como por ejemplo la rentabilidad de la empresa. Siguiendo con la idea de que las empresas las hacen las personas, se han dado cuenta que cuando cambian al Gte Gral. las cosas cambian, para mejor o para peor, hay algunos gerentes que pondrán más énfasis en la parte Comercial u otros que tenderán a generar otro tipo de proyectos, esto causa significativamente en las personas un clima de desestabilización que por defecto causa mucha rotación, por eso es tan importante las políticas, esas que generan cultura organizacional, que con el tiempo independiente del que llegue, se mantendrán dándole a sus trabajadores la estabilidad, la confianza de que las cosas que ya están, están para respetarlas.

El mejor lugar para trabajar, va cambiando de acuerdo a los tiempos en que se vive, antiguamente los trabajadores se mantenían toda una vida para un solo empleador y parecía que su máxima era comprar su casita y ver crecer a sus hijos, hoy por hoy la globalización de los mercados nos han cambiado a todos, Empresas y trabajadores no podría decir quien cambio primero, pero de lo que estoy seguro, es que las personas hoy privilegian otro tipo de incentivos, como tener horarios libres y compartir más la vida en otras actividades, algo que no sea Vivo para trabajar, a estas nuevas generaciones el compromiso les cuesta, es común ver ahora los años sabáticos, destinados a viajar o estudiar en algún otro país, lo que nos plantea a futuro ¿qué podemos ofrecerle a esta nueva generación?. Seguiremos tratando de retenerlos ofreciendo lo mismo que hace cuarenta años atrás, un excelente sueldo y vacaciones una vez al año por 15 días.

Necesitamos urgentemente aterrizar, ver en que están las nuevas generaciones, cuál es su visión de vida, No de trabajo, porque el saber qué tipo de vida quieren, podemos reformular un concepto de trabajo que viva en armonía con las personas y con la rentabilidad de las empresas.