El crecimiento de nuestro mercado hotelero en Chile ha crecido en esta última década en forma abismante, lo que nos plantea un gran desafío, por lograr la preferencia de los clientes.

¿Qué es lo que tenemos que hacer? 

Las herramientas de mercado ya no dan abasto con la competencia, tenemos que buscar y ojalá, ser los primeros en encontrar

la LLAVE que nos abra la puerta para encontrar en forma sustentable nuestra supervivencia como organización.

Las estrategias de ventas y marketing son las primeras en salir al escenario, destacando principalmente los atributos de ubicación, confort de habitaciones, precio y ofertas promocionales, pero éstas casi siempre tienen el impacto inicial sólo por ser “nuevas” o de “moda” y la moda siempre pasa.

Actualmente casi todas las organizaciones poseen los atributos que la construcción, y tecnología moderna pueda brindarnos, comunicaciones, entretención, espacio para eventos etc…pensando en el cliente, en definitiva competimos con los mismos atributos.

¿Cómo lograr la diferenciación permanente en el tiempo?

Necesitamos, ser los únicos, que nos reconozcan en nuestro mercado.

A estas alturas es necesario reconstruir una nueva “imagen”.
El ser humano, a través de su vivencias en hoteles, almacena eventos inolvidables y éstos tienen que ver con los siguientes atributos: Confort de hotel , seguridad en la instalación y lo más, importante la Atención Personalizada o mejor dicho, su experiencia con las personas de su organización.
Ahora nos enfocamos en nuestro capital Humano, he aquí dónde está la llave de “NUESTRA DIFERENCIACION”  La que nos va a diferenciar en el mercado y va a permanecer en el tiempo.

Un personal motivado y trabajando en equipo, son los pilares fundamentales en los que las organizaciones exitosas sustentan sus logros.

“NADIE ESTÁ DISPUESTO A DAR SU 100% SI ÉSTE NO ESTÁ SATISFECHO EN SU ORGANIZACIÓN.”

A nadie parece importarle la rotación que pueda existir por los empleados insatisfechos, siempre hay alguien que puede reemplazarlos.
Pero esta paradoja también se repite con sus clientes y también estos huyen de experiencias insatisfechas. El servicio en definitiva está ligado a las personas, a través de ellas entregamos valor agregado a nuestra organización.

El desafío está aquí, un proyecto que puede cambiar las vidas de las personas y también el de su organización.